La Estancia Jesuítica de Jesús y María, es una de las cinco estancias jesuíticas cordobesas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Durante el primer tercio del siglo XVIII, comenzó la construcción de los sectores más destacados del edificio, inaugurándose el refectorio, ocho cuartos y una nueva bodega.

La iglesia es de influencia barroca americana, en su interior está dispuesta en forma de cruz latina. Frente al presbiterio se encuentra la cúpula en cuyas pechinas hay cuatro ángeles de  fisonomía nativa y cuatro cabezas portando tocados aborígenes.